dada en Rio Grande: Un espectador to rule them all

A las 5.30 de la mañana de un sábado, con una rosca soberana y 27 kg de equipos sobre mis hombros, dejé atrás las montañas, el rio y a Lem, un perro que minutos mas tarde salvaría mi vida de las voraces fauces de sus congéneres locales a los que éste humilde servidor...

dada en Huergo: mi primer House Concert

Siempre escuchamos sobre lo bastardeado que esta el ámbito de los conciertos en vivo. Desde arreglos económicos muy pedorros donde a veces inclusive los músicos terminan pagando por tocar, hasta malos tratos, mala técnica o informalidad extrema en los horarios...